Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...