lunes, 27 de enero de 2014

Piezas maestras de la poesía latina: Ovidio

Otra pieza excelente que encontramos en los poemas del exilio del pobre poeta desterrado. En concreto, es la poesía dirigida a un enemigo en el libro IV de las "Tristes", en concreto la número 9:

Si licet et pateris, nomen facinusque tacebo,
     et tua Lethaeis acta dabuntur aquis,
nostraque vincetur lacrimis sententia seris,
     fac modo te pateat paenituisse tui;
fac modo te damnes cupiasque eradere vitae                   
     tempora, si possis, Tisiphonaea tuae.
sin minus, et flagrant odio tua pectora nostri,
     induet infelix arma coacta dolor.
sim licet extremum, sicut sum, missus in orbem,
     nostra suas isto porriget ira manus.                   
 omnia, si nescis, Caesar mihi iura reliquit,
     et sola est patria poena carere mea.
et patriam, modo sit sospes, speramus ab illo:
     saepe Iovis telo quercus adusta viret.
denique vindictae si sit mihi nulla facultas,                   
     Pierides vires et sua tela dabunt.
quod Scythicis habitem longe summotus in oris,
     siccaque sint oculis proxima signa meis,
nostra per inmensas ibunt praeconia gentes,
     quodque querar notum qua patet orbis erit.                   
ibit ad occasum quicquid dicemus ob ortu,
     testis et Hesperiae vocis Eous erit.
trans ego tellurem, trans altas audiar undas,
     et gemitus vox est magna futura mei;
nec tua te sontem tantummodo saecula norint,                   
     perpetuae crimen posteritatis eris.
iam feror in pugnas et nondum cornua sumpsi,
     nec mihi sumendi causa sit ulla velim.
Circus adhuc cessat; spargit iam torvus harenam
     taurus et infesto iam pede pulsat humum.                   
hoc quoque, quam volui, plus est: cane, Musa, recessus,
     dum licet huic nomen dissimulare suum.

Piezas maestras de la poesía latina: Catulo

Otra obra maestra, en este caso de Catullus. Merece la pena ser leída con calma.

XCI. ad Gellium
Non ideo, Gelli, sperabam te mihi fidum
     in misero hoc nostro, hoc perdito amore fore,
quod te cognossem bene constantemve putarem
     aut posse a turpi mentem inhibere probro;
sed neque quod matrem nec germanam esse videbam
     hanc tibi, cuius me magnus edebat amor.
et quamvis tecum multo coniungerer usu,
     non satis id causae credideram esse tibi.
tu satis id duxti: tantum tibi gaudium in omni
     culpa est, in quacumque est aliquid sceleris.

Piezas maestras de la poesía latina: Horacio

A destacar los Epodos 5 y 17 que son auténticas piezas maestras. Casi figurarían como poesía moderna dento de las intenciones del poeta de hacer algo más íntimo y personal. Los transcribo a continuación:


'At o deorum quidquid in caelo regit
      terras et humanum genus,
quid iste fert tumultus aut quid omnium
      voltus in unum me truces?
per liberos te, si vocata partubus
      Lucina veris adfuit,
per hoc inane purpurae decus precor,
      per inprobaturum haec Iovem,
quid ut noverca me intueris aut uti
      petita ferro belua?'
ut haec trementi questus ore constitit
      insignibus raptis puer,
inpube corpus, quale posset inpia
      mollire Thracum pectora:
Canidia, brevibus illigata viperis
      crinis et incomptum caput,
iubet sepulcris caprificos erutas,
      iubet cupressos funebris
et uncta turpis ova ranae Sanguine
      plumamque nocturnae strigis
herbasque, quas Iolcos atque Hiberia
      mittit venenorum ferax,
et ossa ab ore rapta ieiunae canis
      flammis aduri Colchicis.
at expedita Sagana, per totam domum
      spargens Avernalis aquas,
horret capillis ut marinus asperis
      echinus aut Laurens aper.
abacta nulla Veia conscientia
      ligonibus duris humum
exhauriebat, ingemens laboribus,
      quo posset infossus puer
longo die bis terque mutatae dapis
      inemori spectaculo,
cum promineret ore, quantum exstant aqua
      suspensa mento corpora;
exsucta uti medulla et aridum iecur
      amoris esset poculum,
interminato cum semel fixae cibo
      intabuissent pupulae.
non defuisse masculae libidinis
      Ariminensem Foliam
et otiosa credidit Neapolis
      et omne vicinum oppidum,
quae sidera excantata voce Thessala
      lunamque caelo deripit.
hic inresectum saeva dente livido
      Canidia rodens pollicem
quid dixit aut quid tacuit? 'o rebus meis
      non infideles arbitrae,
Nox et Diana, quae silentium regis,
      arcana cum fiunt sacra,
nunc, nunc adeste, nunc in hostilis domos
      iram atque numen vertite.
formidulosis cum latent silvis ferae
      dulci sopore languidae,
senem, quod omnes rideant, adulterum
      latrent Suburanae canes
nardo perunctum, quale non perfectius
      meae laborarint manus.
quid accidit? cur dira barbarae minus
      venena Medeae valent,
quibus Superbam fugit ulta paelicem,
      magni Creontis filiam,
cum palla, tabo munus imbutum, novam
      incendio nuptam abstulit?
atqui nec herba nec latens in asperis
      radix fefellit me locis.
indormit unctis omnium cubilibus
      oblivione paelicum?
a, a, solutus ambulat veneficae
      scientioris carmine.
non usitatis, Vare, potionibus,
      o multa fleturum caput,
ad me recurres nec vocata mens tua
      Marsis redibit vocibus.
maius parabo, maius infundam tibi
      fastidienti poculum
priusque caelum Sidet inferius mari
      tellure porrecta super
quam non amore sic meo flagres uti
      bitumen atris ignibus.'
sub haec puer iam non, ut ante, mollibus
      lenire verbis inpias,
sed dubius unde rumperet silentium,
      misit Thyesteas preces:
'venena maga non fas nefasque, non valent
      convertere humanam vicem.
diris agam vos: dira detestatio
      nulla expiatur victima.
quin, ubi perire iussus exspiravero,
      nocturnus occurram Furor
petamque voltus umbra curvis unguibus,
      quae vis deorum est Manium,
et inquietis adsidens praecordiis
      pavore somnos auferam.
vos turba vicatim hinc et hinc saxis petens
      contundet obscaenas anus;
post insepulta membra different lupi
      et Esquilinae alites
neque hoc parentes, heu mihi superstites,
      effugerit spectaculum.' 

Y a continuación el 17:


'Iam iam efficaci do manus scientiae,
supplex et oro regna per Proserpinae,
per et Dianae non movenda numina,
per atque libros carminum valentium
refixa caelo devocare sidera,
Canidia: parce vocibus tandem sacris
citumque retro solve, solve turbinem.
movit nepotem Telephus Nereium,
in quem superbus ordinarat agmina
Mysorum et in quem tela acuta torserat.
unxere matres Iliae additum feris
alitibus atque canibus homicidam Hectorem,
postquam relictis moenibus rex procidit
heu pervicacis ad pedes Achillei.
saetosa duris exuere pellibus
laboriosi remiges Vlixei
volente Circa membra; tunc mens et sonus
relapsus atque notus in voltus honor.
dedi satis superque poenarum tibi,
amata nautis multum et institoribus.
fugit iuventas et verecundus color
reliquit ossa pelle amicta lurida,
tuis capillus albus est odoribus,
nullum a labore me reclinat otium;
urget diem nox et dies noctem neque est
levare tenta spiritu praecordia.
ergo negatum vincor ut credam miser,
Sabella pectus increpare carmina
caputque Marsa dissilire nenia.
quid amplius vis? o mare et terra, ardeo,
quantum neque atro delibutus Hercules
Nessi cruore nec Sicana fervida
virens in Aetna flamma; tu, donec cinis
iniuriosis aridus ventis ferar,
cales venenis officina Colchicis.
quae finis aut quod me manet stipendium?
effare; iussas cum fide poenas luam,
paratus expiare, seu poposceris
centum iuvencos sive mendaci lyra
voles sonare: ''tu pudica, tu proba
perambulabis astra sidus aureum.''
infamis Helenae Castor offensus vice
fraterque magni Castoris, victi prece,
adempta vati reddidere lumina:
et tu, potes nam, solve me dementia,
o nec paternis obsoleta sordibus
neque in sepulcris pauperum prudens anus
novendialis dissipare pulveres.
tibi hospitale pectus et purae manus
tuosque venter Pactumeius et tuo
cruore rubros obstetrix pannos lavit,
utcumque fortis exsilis puerpera.'
      'quid obseratis auribus fundis preces?
non saxa nudis surdiora navitis
Neptunus alto tundit hibernus salo.
inultus ut tu riseris Cotytia
volgata, sacrum liberi Cupidinis,
et Esquilini pontifex venefici
inpune ut Vrbem nomine inpleris meo?
quid proderat ditasse Paelignas anus
velociusve miscuisse toxicum?
sed tardiora fata te votis manent:
ingrata misero vita ducenda est in hoc,
novis ut usque suppetas laboribus.
optat quietem Pelopis infidi pater,
egens benignae Tantalus semper dapis,
optat Prometheus obligatus aliti,
optat supremo collocare Sisyphus
in monte saxum; sed vetant leges Iovis.
voles modo altis desilire turribus,
frustraque vincla gutturi innectes tuo
modo ense pectus Norico recludere
fastidiosa tristis aegrimonia.
vectabor umeris tunc ego inimicis eques
meaeque terra cedet insolentiae.
an quae movere cereas imagines,
ut ipse nosti curiosus, et polo
deripere lunam vocibus possim meis,
possim crematos excitare mortuos
desiderique temperare pocula,
plorem artis in te nil agentis exitus?'

lunes, 13 de enero de 2014

Sobre la estulticia del poder


Debe ser un signo de estos tiempos ver que bajo la pretensión del “gobierno de los mejores” auténticas calamidades promueven acciones destinadas a toda la ciudadanía sonrojantes o motivando al menos vergüenza ajena. Pero como no suele salir nadie a decir que lo expresado sea una memez de tamaño catedralicio, pues debo soportar una estulticia general en la que el más tonto cree haber descubierto la cuadratura del círculo a la par que va soltando sonoros rebuznos que serían dignos de conmiseración de no ir acompañados de la obligatoriedad de aplaudirlos, y someterse. Sí. Hablo de los políticos. Especie en auge, cada vez con mayor tasa de reproducción. Especie que, lejos de seguir las leyes habituales de la selección natural, hacen de sus defectos, que son muchos, elementos clave para su aferramiento al poder. Y encima dentro de su soberbia ilimitada dando lecciones al resto de la población acerca de su supuesta sabiduría y bien hacer. ¿Alguien desea un ejemplo más? Pues bien, aquí hay uno:
 
El Gobierno de Camps no dejó pasar la oportunidad de ligar anuncios de nuevas enseñanzas a la política de grandes eventos, en este caso a través de la Formación Profesional. Dos meses antes de que en agosto de 2008 Valencia estrenara el circuito urbano de fórmula 1 y cuatro antes de que se inaugurara la sede alicantina de la Volvo Ocean Race, Font de Mora anunció en el Parlamento autónomo “la introducción de especialidades sobre embarcaciones de recreo” en Alicante y de “automoción de competición para la fórmula 1”, porque es, dijo, “lo que la sociedad va demandando”.

Fuente: ElPaís

Y ya me toca las narices. Tiempo ha que me voy aguantando la ira al ir viendo denostada de forma diría que consciente la parte del conocimiento que no supone algo relativo a la economía, que se vaya arrancando poco a poco en la Educación Secundaria el peso de las Humanidades, para dedicar más tiempo a otras materias, o que se alabe en modo superlativo una birria conocida como MBA (de las que vende motos escacharradas para explicarte cómo vender motos escacharradas, y encima regodeándose en vocabulario y haceres pretendidamente científicos). Después de estar soportando que la estulticia se institucionalice y que se pretenda además eliminar de la formación escolar cualquier cosa que huela a sabiduría, ahora toca ver que el proyecto para evitar la idiotez general se hace en base a ocurrencias de salón de politicastros más interesados en su ego que en servir de forma eficiente a quienes le pagan el sueldo: Los ciudadanos. Y sobre este pretexto, la burricie, el pretender incluir en el curriculum académico “lo que el pueblo demanda”.

Es lo que hay. Puesto que el pueblo lo demanda, pondremos asignaturas sobre Fórmula 1, fútbol, clases de retórica para poder gritar a gusto en tertulias de la TV y sobretodo algo dedicado al mundo “rosa” y “papel couché”. Si es lo que la sociedad demanda… Pero parece que olvidan que educar consiste en modelar, en trabajar para aprender y entender lo aprendido y devolver este conocimiento a la sociedad en la que se vive. Aprender es desarrollar competencias para recoger y analizar datos, mediante métodos e instrumentos específicos, y así poder luego establecer criterios objetivos. Saber emerger del histrionismo y narcisismo fisiológicos de los niños para adoptar la honradez y la verdad como pilares para formar personas capaces de asumir responsabilidades para con sus semejantes.

Pero esto no se hace. Lo que no parece ser comprendido es que no hay conocimiento que sobre. Que conocer y aprender no es sólo para las cosas útiles sino por el mero hecho de conocer y eliminado las humanidades del temario sólo se lleva a poner la cultura como un bien material más, entendible sólo desde su vertiente económica. Pero luego me encuentro con que a la hora de dar clase a niveles universitarios, las caras de no estar entendiendo nada de mis pobres pupilos es todo un poema, ya que uso vocabulario específico, técnico, que para especialidades médicas es grecolatino. Y simplemente voy viendo que las clases de patología se van convirtiendo lentamente en una asignatura para explicar el significado de las palabras con raíces grecolatinas del léxico que los estudiantes, futuros profesionales de la psicología y la medicina, manejan diariamente. O deberían manejar, claro.

Resulta más claro cada año que lo que les enseño no es a hacer buenos diagnósticos en base a signos y síntomas, sino a hacer que el estudiante memorice listas interminables de términos que no siempre entiende. Al no saber ni los rudimentos de latín ni de griego, se ve incapaz de entender ni los términos más simples y las clases devienen finalmente en traducciones a viva voz de palabras de resonancia clásica. Pero claro, viendo las burradas que sueltan quienes deberían haberse preocupado de que hubiesen aprendido esto ANTES, se comprende todo perfectamente. Añadamos el “libro” superventas de este año, a cargo de una tal Belén Esteban, y la mezcla ya es redonda. La gente sin escrúpulos pretende que los demás hagan lo mismo que ellos hacen, tal vez para así diluir su propia incompetencia.


Como escribió Aristófanes y traducido a grosso modo “La juventud pasa, la
inmadurez se supera, la ignorancia se cura con la educación y la embriaguez
con sobriedad, pero la estupidez dura para siempre



sábado, 11 de enero de 2014

Nominar

La nominación es el acto de dar nombre a una cosa. En los estados más primitivos de la humanidad esto, que hoy parece tan sencillo, tenía un papel importante de tipo casi mágico, pues el nombre a una cosa equivalía a la cosa misma.Se puede observar aún hoy en día en pueblos semicivilizados, pero no hace falta ir muy lejos para ver que esto era vigente en las civilizaciones primeras: En la mitología sumeria los dioses crean una cosa al pronunciar su nombre. Saber el nombre de una cosa significa entonces tener algún poder sobre esa cosa, y quizá en este sentido se puede entender que los diccionarios sumerios no tuvieran sólo un fin lingüístico, sino tal vez fueran instituciones de dominio. Este tipo de representaciones se pueden plantear sobre la pintura rupestre, los primeros textos, la propia Cábala y si se quiere, de forma más peculiar, se puede ver algo similar en el cuento de Rumpelstinsky. Así, originariamente nominar está indisolublemente unido a con la idea de dominio, sonbre el objeto nominado. Incapaz de distinguir entre palabras y cosas, puede imaginarse a un primitivo hombre que no diferencia entre nombre y la persona o cosa designada por este, y que la asociación entre ambas cosas no es casual sino que es un lazo que abraza a los dos. Puede pensarse así un tipo de pensamiento en que se piense hacer magia tomando un nombre. Variantes de este pensamiento se pudieron ver (e incluso hoy día aún se dan) en el vudú, tomando partes del cuerpo de una persona (cabellos, uñas...) para ejercer alguna influencia sobre el antiguo poseedor.
 

miércoles, 8 de enero de 2014

Lo inútil de la cultura (leed el post, el título no es lo que parece...)

Primer post del año para insistir con Ordine y sus reflexiones sobre la cultura. Sacado de un artículo de "El País":

Esta crónica aborda, sin embargo, la historia de otro hombre de letras indignado, el profesor italiano Nuccio Ordine (que figura en su partida de bautismo como Diamante Ordine). Con los mismos o parecidos personajes —una cultura apuñalada, una educación asfixiada y un pueblo adormecido—, Ordine (Diamante, 1958) ha preferido usar la palabra para embestir contra la ignorancia promovida desde las instituciones y advertir de sus efectos a la ciudadanía. Si dejamos que nos roben el legado de nuestros antepasados y que se mutile el conocimiento, avisa, no es que dejemos de ser personas cultivadas: es que las generaciones futuras dejarán de ser personas en sentido estricto.
 
El vehículo empleado por Ordine para su clamor profético es el manifiesto titulado La utilidad de lo inútil, cuya publicación en España debemos a Jaume Vallcorba, padre de las editoriales mellizas Acantilado y Quaderns Crema, y al traductor y profesor de Filosofía Jordi Bayod Brau.

La barbarie de lo útil ha corrompido nuestras relaciones y afectos íntimos”
Ordine, profesor de prestigiosas universidades, experto en el Renacimiento y director de varias colecciones de clásicos en la editorial Les Belles Lettres de París, se dice “emocionado” por la recepción de su libro en Barcelona, donde fue presentado recientemente, y en Madrid (donde fue apadrinado por Fernando Savater). “La gente me abrazaba y me daba las gracias. Un estudiante me dijo: ‘Decidí estudiar Filosofía y Paleografía contra la voluntad de mi padre, que me preguntaba para qué servía eso. Su libro me ha reafirmado en mi decisión”, recuerda.

La tesis central del libro puede ser resumida en la idea de que la literatura, la filosofía y otros saberes humanísticos y científicos no son inútiles, como cabría deducir de su progresivo destierro en los planes educativos y presupuestos ministeriales, sino imprescindibles. “El hecho de ser inmunes [dichos saberes] a toda aspiración al beneficio” constituye, según el autor, “una forma de resistencia a los egoísmos del presente, un antídoto contra la barbarie de lo útil, que ha llegado incluso a corromper nuestras relaciones sociales y nuestros afectos más íntimos”.

(...)

¿Por qué este libro? “Llevo 24 años como profesor intentando convencer a mis alumnos de que no se viene a la universidad a obtener un diploma, sino a intentar ser mejores, esto es, a aprender a razonar de forma autónoma”. Para Ordine, la transmisión del amor por el conocimiento es un deporte de combate. Y eso implica desmontar algunas ideas materialistas imbuidas por el sistema capitalista. “La gente piensa que la felicidad es un producto del dinero. ¡Se engañan!”, afirma.

Dicha pretensión se ha extendido ya a todos los ámbitos. “El utilitarismo ha invadido espacios en los que que no debería haber penetrado nunca, como las instituciones educativas”, denuncia el profesor calabrés. Y advierte: “Cuando se recorta el presupuesto para las universidades, las escuelas, los teatros, las investigaciones arqueológicas, las bibliotecas… se está cercenando la excelencia de un país y eliminando cualquier posibilidad de formar a toda una generación”.


El autor se apoya también en un discurso ¡de 1848! de Víctor Hugo ante la Asamblea constituyente de Francia, donde el escritor pronunció estas palabras: “Las reducciones propuestas en el presupuesto especial de las ciencias, las letras y las artes son doblemente perversas. Son insignificantes desde el punto de vista financiero y nocivas desde todos los demás puntos de vista”. Dice Ordine que cuando leyó ese discurso pegó un salto hasta el techo, y hace suyas las tesis de Hugo al afirmar (exclamar, más bien) que “¡es en las épocas de crisis cuando hay que doblar el presupuesto para la cultura!”.

El manifiesto incluye también un escrito premonitorio de Abraham Flexner, publicado en 1939, que evangeliza sobre la importancia de la ciencia. “Quería que quedara claro que la defensa de lo inútil [lo no ligado al afán de lucro] no atañe solo a escritores y humanistas, sino que es una lucha que concierne también a los científicos”, explica Ordine. “El estado no puede renunciar a la ciencia básica [en aras del beneficio]; por eso he escrito un capítulo dedicado a las universidades entendidas como empresas”.
La utilidad de lo inútil no es sólo un argumentario contra la deriva del utilitarismo o el “satánico comercio” (Baudelaire): es también un manual para superar lo que el autor del libro llama “el invierno de la conciencia” y para recordar, con Montaigne, que “es el gozar, no el poseer, lo que nos hace felices”.

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...