lunes, 21 de junio de 2010

Visita al Perigord II

La parte interesante de la visita a esta tierra es que sin pretenderlo puedes disfrutar de paisajes como el de la fotografía. Francamente espectaculares, a cada curva del camino el paisaje te sorprende con inesperados cambios no sólo de color sino hasta de configuración, con montículos que son cortados por el Dordoña como puede verse, que alternan con pueblos cuyo transcurrir sigue anclado en un soglo pasado del que aparentan no haberse movido nunca.

Excursión excelente que incluye uno de los espectáculos más hermosos que pueden visitarse desde hace ca. 17.000 años. Os dejo un recuerdo en una foto que he sacado de por algún lugar de la red (Eli ya pondrá algunas otras de las que ella hizo, pero no dentro de la cueva, que hay copyright):


No hay comentarios:

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...