jueves, 14 de abril de 2011

El laberinto



El laberinto se conoce desde muy antiguo vinculado al mundo delos mitos. Basta recordar el conocidísimo de Teseo y Ariadna. Pero como todo, en la Edad Media el mito se cristianizó y a partir del SXII es tomado como símbolo del camino a Dios o el camino de la Redención.

Y por ello, como signo, pasa al imaginario medieval y en las bases de las grandes catedrales, (Chartres, Amiens, Reims) se dibujan laberintos. El mejor conservado es el de la catedral de Amiens, que pongo en una foto. En el suelo puede verse el dibujo del laberinto que el peregrino podía recorrer. Tienen en general la característica que se pueden resolver con un único trayecto, tortuoso y retorcido, como el camino que lleva a la salvación o el camino que conduce a la Jerusalén Celestial.



Pero el que me interesa es el dibujo del de la catedral de Reims, que encabeza esta entrada. Está destruído tras tantos siglos, pero si se observa con atención, es el dibujo de laberinto descrito en "El nombre de la rosa". Y el dibujo en el que se inspiró Umberto Eco para diseñar el de su famosa novela, que pongo posteriormente para que se pueda hacer una comparación visual:





No hay comentarios:

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...