sábado, 30 de abril de 2011

Mito y pensamiento racional


En el hombre primitivo la concepción del mundo estaba sometida a la religión. Con ello quiero decir al pensamiento espiritual, mítico, con el que recubría la realidad. Religión y mito son más antiguos que ciencia y filosofía y el dominio del hombre por el modo mítico de la representación fue al principio total. El primitivo no puede entender el mundo externo que lo rodea ni su propio mundo inerno más que por medio de representaciones míticas. Similar a como lo hacen los niños cuando aún son pequeños. Todos los fenómenos del mundo, atmosféricos, crecimeinto de las plantas, movimiento de los astros, manifestaciones de la vida animal, la enfermedad, el nacimiento, la muerte, el sueño, el amor y el odio, el valor y la cobardía, la locura... Todo se reduce a seres demoníacos mediante las operaciones de personificación de la fantasía plástica. En la Hélade misma, conocida por ser el lugar donde se inició el pensamiento racional, podemos ver este mundo en los poemas homéricos: Los mismos dioses asumen este papel de demonios. Y esta fe en los demonios ha seguido obrando durane siglos en la era cristiana, bastando sólo con citar a Satanás y sus hordas del Infierno, que aún hoy día están en el imaginario colectivo.

No hay que argumentar de forma excesiva que también el mito tiene una verdad relativa. La representación mítica se basa en una observación y en una experiencia real de la acción de las fuerzas de la naturaleza. Pero como el hombre primitivo no tiene una explicación (como la que sí tenemos por la ciencia hoy en día), debe recurrir al mito para poder decir qué pasa en estos fenómenos. Por ejemplo, Zeus toma como esposas a Metis (Prudencia) y Temis (la Ley), y tienen como consecuencia varios hijos: Eunomía, Diké y Eirene, que son el Orden, el Derecho y la Paz. Se simboliza así un orden cósmico moral, y muchas veces las representaciones míticas pueden ser historias más complicadas, sagas o leyendas de profundo sentido. El mito no es inconexo y sin sentido, hay además un pensamiento mítico, que es el pensamiento humano que trata de averiguar la causa y el efecto.

En el humano se trata siempre de saber "por qué" (Mourinho aparte, claro...), pero la respuesta del pensamiento mítico es demasiado rápida y precipitada. El mito procede sólo a reducir los fenómenos naturales y los fenómenos históricos, con ayuda de la fantasía, a fuerzas divinas que se representan como personas agentes, análogos al hombre y a su manera de obrar: Si hay una tormenta, es Zeus soltando rayos, o Thor con su martillo, etc. Y el mito explica así la naturaleza, el mundo, la historia. La fuente de la religión se halla, entonces, en un incondicionado sentimiento de dependencia del hombre pero con un pequeño componente intelectual: La religión pretende ser una explicación del universo. Toda religión pretende ser la verdad y precisamente toda la verdad, y desea apoderarse del hombre entero como dueña de toda su vida espiritual.

Es a partir de ete punto que aparece el pensamiento intelectual. Poco a poco el hombre primitivo va descubriendo en cada vez más lugares la transgresiones de la religión. Llevan en sí estas los gérmenes de conflictos entre la religión por una parte, y la filosofía y la ciencia por otra, y que muchas veces se desarrollaron con armas espirituales y en forma de polémica oral o literaria. Pero también, cuando la religión tenía el poder, ante los tribunales en forma de procesos por herejía. En estos conflictos se trató casi siempre de desviaciones cometidas por algunas personalidades de más aguzada espiritualidad, las cuales se separaban de la imagen del mundo consagrada por la religión (sobretodo en el terreno de la astronomía). Aunque también tienen su papel ciertas enfermedades como el supuesto estado de posesión demoníaca o las representaciones del ser divino cuando el desarrollo moral y espiritual de una época ha superado esas imagenes. Claro que también la investigación racional del mundo y de la vida tiene sus límites, con enigmas irresolubles hasta conseguir un desarrollo en ciencia más adelantado.

Todo pueblo de cultura recorre este camino que va desde la minoría de edad dominada por las autoridades religiosas, hasta la investigación y el pensamiento libres e independientes. La investigación racional del mundo termina con el dominio de lo instintivo, que domina la religion, como podemos ver en nuestra cultura occidental desde los tiempos medievales sostenidos por una cultura aristocrática, hasta los actuales tiempos modernos dominados por el pensamiento racional (con salvedades en países tan peculiares como EEUU, o en Mou y las conspiranoias).

Los griegos son un caso típico de este desarrollo, con ese pasado oscuro plagado de mitos bellísimos del que supo abstraerse hasta reelaborar su concepción del mundo desde la comprensión del a naturaleza, buscando el arkhé. Su situación geográfica también ayudó, pues con sus propias tradiciones míticas dominando su pensamiento pronto contactaron con babilonios y egipcios y sus tradiciones míticas también elaboradísimas. Pero que contradecían las suyas propias. Y claro, tuvieron que hacer frente a la contradicción: Si ante un mismo fenómeno natural, que está ahí y puede ser visto por todos, se dan 2 explicaciones distintas, una ha de ser por fuerza falsa. Y la persona poco lúcida pensará que la OTRA explicación es la falsa y quedará entonces plácidamente anclada en su propio mito. Pero el espíritu griego era poco plácido en este sentido, y pensó entonces, acertadamente: "¿y por qué no pueden ser las 2 explicaciones falsas?". Nada hay para probar una, ni la otra. Y trató entonces de buscar algo sólido a lo que aferrarse para saber el por qué de las cosas. Y nació así la filosofía y la ciencia.



Pero aunque la tensión entre ciencia y religión no fue tan intensa como en la era cristiana, igualmente se tenía que dar el desgarro entre ambas, porque poco a poco la realidad fue distanciándose más del mito. Y la ruptura no fue repentina sino a lo largo de mucho tiempo. Entre la masa pervivió mucho timepo el pensamiento místico-religioso, mientras que entre la clase culta la filosofía acaba por sustituir a la religión. Y así poco a poco se desplaza el centro de gravedad hacia el pensamiento racional, siendo el portador de este desarrollo la figura del "sabio". Y se desplaza también la ética desde la irracionalidad hacia la flosofía. Este sabio considera que la conducta correcta depende siempre del conocimiento verdadero, así que la filosofía se convierte en el arte de dominar la vida, y su tarea es el dominio del mundo por el conocimiento. Y así definitivamente lsa filosofía entra en conflicto conla religión nacional: Los dioses son destruídos por ella y sólo sobreviven como símbolos sin poder para intervenir en el acaecer cósmico.




No hay comentarios:

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...