jueves, 5 de enero de 2012

De ramis cadunt folia...



Nec lympha caret alveus
nec prata virent herbida,
sol nostra fugit aureus
confinia;
est inde dies niveus,
nox frigida.

Un belo poema medieval que describe las hermosas tierras danubianas en épocas como la actual: Ni al arroyo le falta agua, ni los prados se cubren de hierba, el sol, dorado, huye de nuestros confines; Por eso el día se hace níveo, la noche, fría.


No hay comentarios:

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...