viernes, 17 de junio de 2011

Lógica medieval en Boecio


El final de la época romana se encontró envenenado en la molicie de la autocracia, y nos deja convertido en un erial el campo filosófico. Y el de la lógica. En todos los años que Roma tardó en caer, el campo de la filosofía, entendida como ciencia, apenas aporta nada digno de mención o de ser recordado. Sólo estériles intentos de no perder lo ya alcanzado y con mayor valor otorgado a una lamentablemente cada vez mayor inoperancia militar y política, con predominio final de los más rastreros y más ineptos, que a una vida dedicada a la árdua tarea del saber.

Sólo Boecio es capaz de iluminar el inicio de la Edad Media ocupándose de la silogística directamente de aristóteles. Pocos había capaces de leer directamente de las fuentes griegas.


Boecio opera con la siguiente clasificación de los predicados:
  1. Quod de subiecto nequeat segregari, ut ab homine rationabilitas.
  2. Quod a subiecto quidem recedere queat sed subiecti naturam non possit aequare, ut homini gramaticus.
  3. Quod numquam subiecto valeat convenire, ut lapis homini.
  4. Quod conveniens a (subiecto) possit abscedere cum sit maius et universalius subiecto, ut iustitia homini.
  5. Quod et semper (subiecto) copuletur neque tamen subiectum possit excedere, ut risibile homini.

La clasificación está inspirada por la reflexión acerca de la doctrina de los predicables de Aristóteles. El tratado se ocupa principalmente de silogismos hipotéticos complejos de formas tales como:

Si est A, est B Si est B, est C Ergo, si est A, est C

En vez de la letras, hay que entender que Boecio pretendía representar nombres comunes, como lupus o agnus, y el est, que podría significar en su origen "es el caso que", aquí hay que entender "es" o "hay".

Por ejemplo: "Si dies est, lucet; Atqui dies est; Lucet igitur".

Boecio es el agente transmisor de la cultura clásica a la Edad Media, y tiene un punto en su tratamiento de los silogismos hipotéticos con cierta novedad, y que fue más adelante una base para los adelantos de la lógica medieval. Se trata de un intento de clasificación de los enunciados condicionales según el tipo de consequentia envuelto en ellos. Consequentia es con el sentido de "algo que se sigue de". Para Boecio, la verdad de un enunciado condicional pudiera no envolver una conexión necesaria sino sólo secundum accidens. Ocurriría especialmente con los condicionales construidos por medio de la conjunción cum en vez de si, como en : "Cum ignis calidum sit, coelum rotundum est".

Y hay enunciados condicionales que envuelven una consequentia naturae. Boecio recurre a la expresión positio terminorum para indicar la posición de los términos, o sea, que el orden en que intervienen en un silogismo tiene su importancia. Una consequentia naturae se halla establecida per terminorum positionem si, y sólo si, el antecedente designa la causa o razón de ser de lo expresado por el consecuente.

No hay comentarios:

Sobre la risa... de algún modo

Sacado de un epitafio que no deja de tener su retranca según nos dejó escrito Demócrito en su Antología. Lo dejo transcrito en griego y en ...