lunes, 10 de diciembre de 2012

El código de Hammurabi

Aunque no es propiamente hablando la primera compilación de leyes, sí es la más conocida y hasta popularmente sonada, y tal vez merezca una entrada propia. Está escrito en idioma acadio, y se pretendía recopilar una serie de leyes que ni el mismo rey podía cambiar. Era un notable avance para la época... Se ordenó que se pusieran copias de este Código en las plazas de cada ciudad para que todo el pueblo conociera la ley y sus castigos. Si alguien lo quiere ver, es una estela de unos 2,5 metros de altura perfectamente visitable en el museo del Louvre. Hammurabi ha pasado a la historia por esto, y cabe decir que fue un militar muy capaz que conquistó en su época el mundo entonces conocido, además de un buen gobernante que supo conservar la paz. En la estela está representado en la parte superior el dios Sol sentado en un trono, y enfrente de él, Hammurabi, con ropas talares, gran barba, las manos plegadas, recibiendo el poder de manos del dios. Bajo la imagen comienza la escritura en cuneiforme e idioma acadio:

Anu, Bel y Marduk me han llamado a mí, Hammurabi, rey de Babilonia, rey de los cuatro ámbitos del mundo, para que dé al pueblo leyes y consejos; Para que el fuerte no pueda oprimir al débil, para que las viudas y huérfanos hallen protección, para que los criminales entren por el camino recto; Por eso he escrito en mi tabla de piedra preciosas sentencias.

Las leyes trataban sobre ganadería, comercio o navegación, de artesanos, esclavos, compras, ventas, matrimonio y herencias. Sobre todo lo posible se establecían leyes y disposiciones, y al final de la estela se especificaban terribles maldiciones para los que osasen variar o destruir la tabla de piedra. 

Hammurabi reinó 55 años, en los que mandó construir diques y canales (el mayor de los canales se llamaba: Hammurabi es la bendición del pueblo), promovió el uso de los almacenes para guardar trigo en años de bonanza, y se le conoce como un rey justo.

No hay comentarios:

Sobre la risa... de algún modo

Sacado de un epitafio que no deja de tener su retranca según nos dejó escrito Demócrito en su Antología. Lo dejo transcrito en griego y en ...