lunes, 29 de septiembre de 2008

Palermo, una ciudad de contrastes


Sorprendentes edificios, a cual más precioso.











Junto a otros de increíble dejadez.
Los olores suelen ir en consonancia.










Todo dentro de una urbanística, cuando menos, peculiar.
Los contrastes entre edificios son sorprendentes.
San Cataldo, de estilo normando, junto a una iglesia barroca.









El tráfico es caótico. Y las normas inexistentes. Este, en moto, sin casco, conduciendo mientras habla por el movil y con "paquete", no es una excepción.

No hay comentarios:

Sobre la risa... de algún modo

Sacado de un epitafio que no deja de tener su retranca según nos dejó escrito Demócrito en su Antología. Lo dejo transcrito en griego y en ...