martes, 2 de septiembre de 2008

Camino a casa.

Diario de viaje del verano de 2008. Un nuevo viaje a Sicilia.

Según mi manera de ver las cosas, un viaje a la isla donde había pasado las mejores vacaciones de mi vida, acompañado de mis mejores amigos, era como buscar un atisbo del paraíso.

Pero nunca las cosas salen como uno las pretende. Parafrasando a Shakespeare (Coriolano):

Mirad, los cielos se abren, los dioses
miran desde lo alto y se rien
delante de esta escena contra natura.

Era buscar la cuadratura del círculo. Según mi costumbre iré transcribiendo los párrafos de nuestro diario de viaje, y en cuanto pueda, las fotos de Barnabas (a quien tantas cosas debo agradecer para que no acabase todo mal) dentro de la mayor jocosidad que pueda para que quien esto lea pueda, con el paso de los textos, entender cómo son las circunstancias que rodean a un viaje. Para no repetir mis errores. Y si puedo, orientar al viajero que busque qué hacer en las zonas que recorrimos.

Pronto daré inicio a las sagas sicilianas.


No hay comentarios:

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...