viernes, 15 de julio de 2011

Lo que me faltaba


Fuente: El País. Cultura. 15/07/2011.

Umberto Eco advirtió la necesidad de volver a trabajar sobre el texto de El nombre de la rosa para agilizar algunos pasajes y refrescar el lenguaje", comunica en un escueto comunicado Bompiani, la editorial tradicional del escritor italiano (Alessandria, 1932), que publicó originalmente la novela en 1980 y cedió los derechos para traducirla en 47 idiomas (en España, Lumen).


La segunda versión de 'El nombre de la rosa' llegará a las librerías italianas el próximo 5 de octubre

Treinta años y treinta millones de ejemplares vendidos más tarde, la novela negra medieval que Le Monde puso entre los 100 libros más representativos del siglo XX, quiere desdibujar sus durezas, se hace "más accesible a los nuevos lectores", se adecua - a fin de cuentas - al siglo XXI.

(...)

El profesor Eco, que fundó la primera facultad de Ciencias de la Comunicación en Bolonia hace más de 20 años, pretende actualizar su novela para acercarla a las nuevas tecnologías y generaciones. El objetivo es que quienes solo conocen la obra por citas de Internet, asustados por su dificultad idiomática o por lo denso de algunos pasajes, puedan leerla también, así como los lectores digitales.

(...)

Para que una comunidad de lectores cada vez más digitalizados y rápidos pueda saborear el misterio y el encanto de su primera novela, quiso cambiarla. Si no puedes educar al lector, simplifica tu novela.

Ya no es sólo que cada vez me lleguen más lentos de entendederas a las clases de la Uni, ya no es que hacer la "o" con un canuto se les deba considerar en la lista de méritos... Ahora se ha de facilitar la lectura de una obra maestra para que la disfruten así, que si no, no pueden. Nada de explicarles la necesidad de enender al autor a través de sus textos, buscando acercarse a su pensamiento y elaborar sus niveles de mensaje en la escritura. Es mejor masticarles la sopa para que no se atraganten. En fin, son los nuevos tiempos y ya no son los míos. Lo aceptaremos con resignación, que si no me llamarán elitista. Si no se puede ascender a la cumbre, limemos la montaña para que todos puedan llegar, pese a que no se alcanzará una mejoría general sino una vulgarización general, no se nos traumaticen. Pronto un "Danubio" versión reducida?

No hay comentarios:

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...