miércoles, 20 de julio de 2011

Un libro se suicida....

No he podido evitarlo, lo he visto interneteándome y me he adscrito el el acto. Lo malo es que pese a ser invariablemente un chiste, no dista mucho de una realidad metaforeada. Lo cuelgo aquí para quien quiera reirse:








No hay comentarios:

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...