martes, 21 de abril de 2009

Escolástica

La costumbre hace años era llamar escolástica a la filosofía y la teología de la Edad Media, y se separaba en escolástica temprana (1100 a 1200), alta escolástica (1200 a 1300) y escolástica tardía (1300 a 1450). Este concepto no es correcto. hoy día Escolástica alude al aspecto metodológico-formal específico de la ciencia medieval. Proviene el término de "schola" (escuela), en alusión al método allí empleado.

En la escolástica como método se materializa una triple exigencia de la especulación medieval:

1. La importancia dada a la tradición y la autoridad. Se parte de la convicción de que quien pretenda ejercer seriamente una ciencia debe apropiarse primero de los conocimientos del pasado. Y estudiar sus textos, los puentes hacia el pasado con la dignidad de la auctoritas.

2. Una consciencia de que el verdadero conocimiento sólo puede adquirirse a través de la razón en su más estricto sentido. La ratio es la entidad crítica diferenciadora y decisiva, y posee por ello una importancia creciente. Este elemento es el más característico y novedoso del sistema de pensamiento medieval.

3. Y al lado de la especulación crítica y de la recepción figura la labor de mediación, de transmisión del saber.

Así, los elemntos fundamentales del método escolástico medieval son el interés por el pasado, el estudio crítico, la elaboración sistemática y su transmisión a través de la docencia. Y a partir de aquí, se suceden los diferentes géneros literarios. Los comentarios durante la lectio suponen el principio del proceso de aprendizaje. El análisis racional se lleva a cabo en la quaestio disputata, una condensación de las labores metódicas, didáctica científica y disciplina mental. Las grandes summas del siglo XIII constituyen el punto final de esta evolución.

El rasgo más específico de la escolástica se pone de manifiesto en la estructura formal de una quaestio. Tras la exposición del tema en forma de dubitatio se incorpora a la argumentación las razones en pro y en contra del saber del pasado. En la respuesta (corpus articuli: Respondeo dicendum) el maestro profundiza en el tema planteado y argumenta su propia solución, la determinatio. A continuación, manifiesta su posición respecto a los distintos argumentos que han sido presentados al principio.

A Pedro Lombardo le corresponde uan singular importancia para llegar a una sistematización en sus Libri quattuor sententiarum. En las disputas de las distintas escuelas se eligió esta obra como texto básico de la formación teológica, y ello tan sólo por su objetividad (puesto que carece de toda originalidad). Hasta finales del siglo XVI quien quisiera graduarse en teología tenía que estudiar las Sentencias durante 2 años, y así surgieron los comentarios a las Sentencias, que por lo general eran la primera obra científica importante de todo autor.

No hay comentarios:

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...