martes, 14 de abril de 2009

Influencias en el cristianismo primitivo


Sobre las ruinas de la antigüedad se contruyó el pensamiento doctrinal cristiano, pero de entre todo el conocimiento que pudieron conservar, a modo de retales, concedieron especial importancia a premisas e interpretaciones religiosas.

Así, una filosofía popular, el estoicismo tardío a través de Séneca y Epicteto, proyectó su influencia especialmente en cuanto se refiere a la ética. Esta ética marcaría durante los primeros siglos la espiritualidad y la ascética cristianas, sobretodo la monástica. Pero la concepción estoica de Dios y del hombre resultan un tanto incompatibles con el cristianismo, pues Dios, el alma del mundo, la razón y la naturaleza resultan idénticos. Y la doctrina del derecho natural no puede corresponder a la orientación básica del ethos cristiano. El ideal de existencia humana lo encarna el sabio que vive en armonía con la naturaleza, que se deja conducir únicamente por el alma racional y que domina sus impulsos y pasiones. Si el cuerpo es la morada de las pasiones, de aquí deriva el concepto negativo que se tiene de este. Y este desprecio del cuerpo y del mundo influye en la antropología cristiana.

También el gnosticismo tuvo su influencia. Es una compleja doctrina con su auge en el siglo II d.C. con elementos de religiones griegas y orientales, judeocristianas y resonancias de modelos filosóficos de pensamiento. Se ocupa de la situación concreta del hombre en el mundo, del problema del mal y de la liberación del hombre de esta situación negativa. Como rasgo fundamental, hay un radical dualismo: La realidad concreta y material del mundo pertenece al mal, y opuesto a este se encuentra el Dios verdadero, ignoto y trascendente, entendido como el demiurgo (creador) de este mundo. Así, el hombre es, conforme a su verdadera esencia, semejante a lo divino, una centella de la luz divina cautiva en un cuerpo material. Los poderes hostiles tratan de que el hombre se mantenga en la ignorancia de su origen divino. La vía de la liberación es la Gnosis, la comprensión de la verdadera naturaleza del hombre. Gracias a este saber, se libera el alma espiritual d elas ataduras negativas de la materia y se une a Dios en lo divino. influyendo al cristianismo primitivo, se equipara a Cristo como el redentor, ya que Él conduce a este saber.

También el maniqueísmo tuvo su influencia. Manes o Mani (216-276) creció en Babilonia dentro de una secta baptista de la que se distanció tras experimentar 3 visiones. Viajó a la India y luego a Persia a predicar su religión, aunque tras muchos años de prédica, a instancias de la casta sacerdotal persa, fue arrestado y ejecutado. Pronto sus preceptos se exendieron y llegaría a alcanzar el grado de religión de estado en un reino turco (Uigures). Tras una existencia de casi un milenio comienza a decaer y prácticamente desaparece de la historia desde 814 d.C. Su doctrina divide a la historia en 3 partes:
  1. Un primer período en que se encontraban separadas la luz de las tinieblas.
  2. Un período medio, el presente, con la confusión de ambas.
  3. Período futuro con la desaparición de la confusión.
Los acontecimientos importantes (cosmogénesis, historia del mundo y su fin) tienen lugar en el período medio. La luz y las tinieblas luchan y Dios hace intervenir a su hijo, el primer hombre. Este se precipita vencido en el infierno y los elementos de la luz son devorados por los arcontes y demonios de las tinieblas. Es decir, se produce una confusión del alma divina y la materia diabólica. Interviene entonces el espíritu de la luz, que libera al hombre y crea el cosmos visible. Los arcontes son castigados y quedan en el firmamento formando el Sol, la Luna, las estrellas y la Tierra. Para confundir aún más, 2 demonios forman a Adán y Eva y los tientan para que se reproduzcan y perdure el cautiverio de las almas luminosas en las tinieblas del cuerpo. Muchas veces tuvieron los hombres noticias de volver a la luz con profetas como Set, Moisés, Zaratustra, Buda y Jesús, hasta Manes. El objetivo es poner fin a la confusión de la luz con la materia a través de varios grados:
  1. Los perfectos viven en abstinencia sexual, ayuno riguroso y pobreza. llegan directamente al cielo.
  2. Los auditores se han impuesto sólo 10 mandamientos y han de pasar por varias reencarnaciones antes de alcanzar la perfección.
Si tenemos en cuenta que Agustín de Tagaste (San Agustín) fue maniqueo antes de su conversión puede uno percatarse de cuánta influencia tuvo esta secta gnóstica. En fin, influencias. Uno siempre puede encontrar de dónde vienen las doctrinas que le hacen aprender como originales.

No hay comentarios:

Sobre la risa... de algún modo

Sacado de un epitafio que no deja de tener su retranca según nos dejó escrito Demócrito en su Antología. Lo dejo transcrito en griego y en ...