miércoles, 9 de diciembre de 2009

Historia de la logica: El Círculo de Viena


Desde Frege, la lógica ha ido de la mano del problema de la fundamentación de las matemáticas y de la resolución de problemas lingüísticos. Con Rudolf Carnap (1891-1970) el énfasis recayó principalmene en la ciencia. Originalmente alumno de Frege pero muy influido por Wittgenstein, Carnap fue una de las estrellas del Círculo de Viena, un grupo de filósofos y científicos que deseaban purgar la filosofía de todo cuanto no fuese ni científicamente verificable ni una ley lógica.

Carnap desplegó su habilidad lógica intentando desarrollar una interpretación rigurosa de cualquier lenguaje formal posible. Es el paso previo para la únioca forma legítima de investigación filosófica: El análisis lógico. Lamentablemente, esta idea restringía el lenguaje hasta tal punto que al Círculo de Viena le resultaba a menudo difícil expresar sus concepciones: "Uno de nosotros se encargaba de gritar "M" (de Metafísica) cuando, en nuestra discusión, alguien pronunciaba una frase ilegítima. Tanto gritaba "M" que acabamos por hartarnos, y entonces le hacíamos gritar "noM" cada vez que proferíamos algo legítimo".

La lectura del Tractatus Lopgico-Philosophicum de Wittgenstein le incitó a pensar que podía derivar todas las oraciones significativas sólo a partir de la logica y de la experiencia sensible, aunque esa no era la idea de Wittgenstein. Y la tentativa de Carnap de reducir todo lenguaje comenzó a irse a pique casi tan pronto como empezó a sopesar sus consecuencias. En su madureez, habiendo escrito ya la Aufbau para defender su radical enfoque, moderó su concepción en Logical Syntax.

Su contribución más importante a la historia de la lógica y los lenguajes formales es la introducción del "principio de tolerancia", según el cual no existe una sino muchas lógicas. Cualquier expresión lingüística es aceptable en tanto en cuanto existan suficientes reglas que rijan su aplicación lógica.

No hay comentarios:

Barcelona

Siguiendo a Perich. Hay días en que no se puede tener más razón...